Tipos de fondos de inversión

Si has decidido invertir en fondos de inversión, encontrarás un amplio abanico de posibilidades: te explicamos qué tipos de fondos de inversión existen y cuáles son sus principales características.

Abre ahora tu Cuenta de Fondos

Principales categorías de fondos

Para elegir en qué fondo invertir, uno de los primeros pasos es conocer mejor los tipos de fondos de inversión que existen.

Debes saber que no todos los fondos de inversión son iguales y que tienen distintos niveles de riesgo en función de distintos factores. En nuestra web tienes disponibles, tanto en el buscador como antes de la contratación de cualquier fondo, el DFI (Datos Fundamentales Inversor), el Informe Semestral y el folleto completo correspondiente, donde podrás consultar las características y riesgos de cada fondo. Puedes consultar también estos documentos en la web de la CNMV.

Existen clasificaciones más pormenorizadas, pero las principales categorías de fondos son:

 
 

Fondos de inversión de renta fija

Fondos de Renta Fija

Los fondos de renta fija invierten en deuda de empresas o gobiernos. Pueden ser de renta fija a corto, medio o largo plazo, y también pueden incluir títulos de una sola región o combinar deuda de distintas geografías.

Su riesgo es muy variado: no es lo mismo un fondo de renta fija a corto plazo de Alemania que otro que invierta en bonos de empresas con baja calificación crediticia (si la calificación crediticia es baja, ello indica una mayor probabilidad de que haya un impago por parte del emisor).

Cuando invertimos en renta fija, desde el primer momento sabemos el cupón que vamos a recibir (por ejemplo, compramos bonos de una empresa que nos ofrece el 1,5% anual). Eso es visto por muchos inversores como una gran ventaja. Sin embargo, la otra cara de la misma moneda es que nunca una empresa ha aumentado el pago de su cupón simplemente porque el negocio vaya bien. Cuando prestas dinero a una empresa, la empresa se compromete a pagarte un interés, ya prefijado; si obtiene muchos beneficios ese año, no te va a pagar más de lo pactado.

 
 

Fondos de inversión de renta variable

Fondos de Renta Variable

Los fondos de renta variable seleccionan empresas con distintos criterios. Por ejemplo, empresas que reparten dividendos atractivos, compañías baratas… Igual que en el caso de la renta fija, pueden ser acciones de un solo país, de una sola región o de varias (serían en este caso fondos globales). 

También hay fondos que apuestan por temáticas concretas (tecnología, medio ambiente, salud…). Tienen, en general, más riesgo que la renta fija.

No tenemos asegurado ningún pago periódico, ni tan siquiera la devolución de nuestra inversión. El precio va variando cada día debido a muchos factores externos a la propia acción (políticos, sociales, macroeconómicos…) e internos (ganancias/pérdidas, operaciones corporativas, cantidad de deuda...). Así, la renta variable conlleva generalmente más riesgo, pero también hay que tener en cuenta que podemos obtener mayores rentabilidades.

Ir a buscador de fondo de renta variable

 
 
 

Fondos de inversión mixtos

Fondos Mixtos

Los fondos mixtos incluyen renta fija y renta variable. Puede hacer distintos tipos: mixtos de renta fija, mixtos de renta variable, mixtos flexibles…

Los fondos mixtos de renta fija son aquellos que tienen más peso de este tipo de activo en su cartera. Del mismo modo, en los fondos mixtos de renta variable hay un mayor porcentaje invertido en acciones.

El peso entre los dos tipos de activos puede ser muy diferente y, en función de ello, el fondo tendrá más o menos riesgo. Así, habrá fondos en los que el reparto esté más equilibrado, mientras que en otros casos el peso en renta fija o renta variable será mucho más significativo.

También hay fondos mixtos flexibles, en los que el gestor tiene un cierto margen de libertad para decidir a qué le da más peso. 

ir a buscador de fondos mixtos

 
 

Fondos de inversión monetarios

Fondos Monetarios

Los fondos monetarios invierten en activos del mercado monetario, es decir, efectivo o renta fija a muy corto plazo.

Son muy líquidos (Letras del Tesoro, certificados de depósito, repos…) y su riesgo es bajo por el tipo de activos en los que invierten. Por este mismo motivo, las rentabilidades que se pueden conseguir también son limitadas y suelen ir ligadas a la evolución de los tipos de interés.

No obstante, el rendimiento real de estos fondos puede ser negativo, especialmente cuando lo comparamos con la inflación. Por ejemplo, si la rentabilidad del fondo es del 2%, pero la inflación es del 3%, tendremos una rentabilidad real del -1% para nuestro dinero.

Ir a buscador de fondos monetarios

 
 
 

Fondos de inversión garantizados

Fondos Garantizados

En este tipo de fondos suele garantizarse la recuperación del capital invertido (no siempre, hay que leer bien su información) y una rentabilidad extra que depende de determinados condicionantes (por ejemplo, que el Ibex 35 acabe el año en un nivel de cotización determinado).

Uno de los inconvenientes que tienen es que no podemos reembolsar el fondo cuando queramos, hay unos plazos, y si lo hacemos fuera de estos tendremos que pagar una penalización.

 
 

Fondos de inversión de retorno absoluto

Fondos de Retorno Absoluto

Los Fondos de Retorno Absoluto se parecen a los mixtos porque pueden tener también renta fija y variable, pero la diferencia es que también pueden incluir otro tipo de activos (materias primas, operaciones en corto...).

Cuentan con una amplia libertad a la hora de ser gestionados y uno de sus objetivos es desvincularse totalmente de la dirección de los mercados. Es decir, intentan conseguir rentabilidades positivas, al margen de lo que ocurra en los mercados, y suelen estar muy centrados en el control de la volatilidad.

Se caracterizan también por no tener definido un índice de referencia claro con el que compararse, de ahí esa libertad para variar los pesos por tipos de activos, geografías e instrumentos.

 

En Self Bank puedes elegir entre más de 2.500 fondos de más de 50 gestoras nacionales e internacionales para que selecciones el que más se ajuste a tus necesidades o puedes guiarte por las carteras modelo con 3 niveles distintos de riesgo

Buscador de Fondos de Inversión Carteras modelo
Abre tu cuenta en solo 4 pasos

la forma 100% digital de abrir tu primera cuenta en Self Bank

Paso 1

Indica tus datos personales

Paso 2

Identifícate por videocámara

Paso 3

Conéctate a la web con tus claves

Paso 4

Firma electrónicamente y ya tendrás activa la cuenta

Y si no tienes webcam o prefieres hacerlo de otra forma, tienes la opción sin Self Now.